26.4.11

El juego de 'La Niña'

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS


Llueve. Sigue lloviendo - como dice la canción - y el país se sume en la más precaria situación de emergencia y caos 'a causa del invierno y los torrenciales aguaceros', para algunos, mientras para éste lado de La_Realidad, los aguaceros y el invierno siempre han existido. El gobierno también sigue siendo el mismo, ciego, terco y obstinado.


Más del 50% del país se encuentra inundado y amplias zonas rurales de la geografía están colapsadas. Millones de hectáreas de cultivos, ganado-animales, viviendas han sido arrastradas por 'la niña'. Miles de familias lo han perdido todo. La 'niña'o al menos eso es lo que nos dicen los centros de investigación del clima y el gobierno, abanderando la idea del cambio climático es la causante de tal deterioro y estado de la calidad de vida de quiénes han sufrido y sufren las 'inclemencias del clima'.

Sin embargo es menester preguntarnos, ¿con todo ese dinero que escandalosamente y estrepitosamente se ha depositado en las arcas de cuentas privadas - valga la pena recordar caso actual Nule - y en algunas cuentas de funcionarios públicos, será que lo que se invierte en prevención y mitigación de los riesgos en nuestro país es suficiente?

Siendo sensatos, nuestro país no está preparado para una crisis de emergencia social. Nunca lo ha estado y no lo estará. Al menos no, si se sigue invirtiendo de la manera como se ha venido haciendo a través de declaración de estados de emergencia, calamidad o desastre; que lo que hacen es conseguir a la carrera recursos de último momento, sacar plata de otras inversiones o proyectos de país (ECAT-Fosyga) y reducir la inversión en otra serie de iniciativas a nivel regional y nacional, pues el Fondo de Calamidades que se tiene no es que sea todo un fondo. Por tanto, mientras este tipo de problemáticas y necesidades no se planeen o incluyan dentro de las agendes públicas y no cuenten con presupuestos propios (planes de desarrollo), las mismas siempre van a ser solucionadas con paños de agua tibia, palmaditas y golpes de pecho. Al menos resulta éticamente y moralmente todo un dilema superior el hecho de saber que hay tanto dinero que se pierde y desaparece en manos de unos cuantos, mientras el campo, la iniciativa agraria y los campesinos, comunidades raizales y resguardos indígenas están y se encuentran tan desprotegidos por el gobierno. Esto mismo sucede en las ciudades y urbes. Lo cual indica que, el dinero y las recursos de la nación primordialmente están siendo direccionados para fines diferentes al bienestar social y calidad de vida de los ciudadanos. O al menos así me lo planteo pues resulta bochornoso saber que para la guerra y la 'seguridad' los presupuestos y recursos suben año tras año, mientras para la que yo si llamaría SEGURIDAD, bajan, se mantienen estáticos o simplemente ni se planean.

Los verdaderos planes de atención de desastres y eventos catastróficos deben asirse a las nuevas condiciones que la sociedad colombiana ofrece: crecimiento poblacional, densidad urbana, bajo o escasa inversión agraria, sistemas municipales y departamentales poco preparados para la solución y mitigación de riesgos, pobreza, manejo inadecuado de ReSol, etc., etc...

Mejor dicho, resulta paradójico que mientras millones y miles de millones se pierden y se quedan en bolsillos de grandes inversionistas, capitales privados, públicos y políticos; miles y millones de familias, comunidades y poblaciones se quedan en la más mísera calle por la cochina abundancia y codicia de algunos, la falta de planeación de otros y la baja capacidad de una justicia y legislación que impute, a todos ellos ladrones, ladronzuelos, vividores y estafadores del errario público penas, castigos y condenas que al menos reivindiquen, un proceso digno y justo ante la sociedad burlada y atropellada. Así que, no nos vengan a decir que la crisis de nuestro actual país obedece a un efecto llamado 'niña', al cambio climatico o a que está lloviendo mucho y que no hay escampadero gratuito.

Pues no. Todos los años llueve, en Barranquilla los arroyos anualmente se desbordan y la crisis sigue siendo la misma. No nos sigamos comiendo el cuento, y menos con la misma mano que tenemos para recoger las mijagas. Este 1 de Mayo hay que movilizarse exigiendo derechos, pero además exigiendo que nuestro gobierno nos trate con mayor dignidad: necesitamos hechos y acciones concretas, no shows de medio pelo o división de cobijas, de dos cobijados que sabemos que impajaritablemente seguirán unidos como reza el himno "hasta que la muerte los separe". Así que, no más de TLc mientras la sociedad debe seguir tolerando que los diques y canales se sigan quebrando y que, poblaciones enteras - la mayorìa de ellos pueblos fantasmas, hasta que se inundan -, sigan pagando la misería de algunos y el desgobierno de otros.

Así que la consigna para éste primero de Mayo es: ¡POR UN DESGOBIERNO COMO EL ACTUAL, ABAJO URIBE Y SANTOS; POR UN GOBIERNO PARA TODOS ABAJO LAS PROMESAS DE JUSTICIA SOCIAL; ARRIBA EL PUEBLO Y LA CONCIENCIA SOCIAL!

1 comentario:

Ashley Smith dijo...

Muy lindo el March, pero me gusta más el hyundai i10

fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente