8.2.11

Año Nuevo, ¿vida nueva?

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS

Y, ¿qué hay de nuevo en el nuevo año? Pues creo que habrán muchas nuevas cosas, pero más viejas cosas por solucionar y resolver. Para eso no se necesitan métodos de adivinación ni supercherías. Más bien, mucho sentido común y mucha capacidad de reflexión para dilusidar que en este nuevo año se medirá el aceite de éste gobierno.

El año inició con una decisión política y estratégica de Santos, al decirle a los colombianos que el mínimo subiría el 4%. Y vaya que fue un acontecimiento histórico, pero también histérico porque con esa 'buena intención' no se asegura que mejore la calidad de vida de los colombianos. Sin embargo, buen intento. Pero en realidad, falta mucho porque las condiciones reales de los trabajadores y asalariados de este país cambien rotundamente. No es la subida de un porcentaje en el sueldo. Creo más bien es el cambio de políticas, proyectos de ley, instituciones y programas en pro de una sostenibilidad en el goce efectivo de derechos. Seguimos sobreviviendo de contentillos paupérrimos... Sin embargo todo esto obedece a la tan mentada 'prosperidad' que se busca lograr a través de la tan mentada doctrina de seguridad democrática...

Los días del 2011 han empezado a transitar, bajo un halo de misterio y de sin saber, al tiempo. La investigación por Agro Ingreso Seguro a Andrés Filipichin; resulta que cerrará por falta de pruebas. ¿Pruebas?, me pregunto yo. Si los noticieros, los diarios, los testigos y los cheques girados a las industrias y potentados del campo no son suficientes para la Fiscalía, no entiendo cómo entonces las cárceles están llenas de reclusos, acusados de 'robos' más pequeños, y algunos de ellos con faltas de pruebas... Sin embargo al mismo tiempo me respondo: no es raro que así sea pues, Ubérrimo sigue en la calle, dictando cursos en democracia y de profe en universidades extranjeras; después de todo el escándalo de las chuzadas del DAS, creo que la justicia realmente cojea y dramáticamente aveces ni llega.

Los problemas por la tierra, por la equidad, por los derechos, por la justicia 'social' siguen en boga. La prosperidad que propone Santos no sirve de nada, mientras se siga construyendo una mirada 'próspera' y algo cegatona a partir de lo que significa la riqueza. En esta sociedad en donde habitan tantos tipos de miserias, no se puede seguir reduciendo el tema del bienestar y el desarrollo al viejo adagio o paradigma económico. Han pasado ya varios lustros y sigue reproduciéndose el esquema sincrético en donde, a mayor capital, mayor inversión, mayor desarrollo, igual: riqueza. Sin embargo no es cuestión de teclear fcn, o simplemente armar estadísticas lineales para esperar a que el denominador 'poco común', de los resultados anhelados. El desarrollo no tiene fórmulas exactas. Ni siquiera es un modelo de exportación, aplicable a todas las variables que hacen parte del globo. El error ha sido creo ese. Reproducir esquemas, acomodarnos a dinámicas tan externas que resultan contraproducentes para el verdadero desarrollo al interior de cada país, de cada nación. Así que Santos con su caminar hacia la prosperidad, no está proponiendo nada novedoso más allá de hacer que Colombia "pertenezca al selecto club" de los países en desarrollo. Y ¿cuál desarrollo?...

Ahora bien. En cuanto a seguridad se dice más bien que Colombia está pasando por una racha inigualable en cuanto a la doctrina ha funcionado tan bien, que los grandes inversionistas han volcado su mirada hacia este país para inyectar grandes capitales. Se asegura que el paramilitarismo se acabó y que las instituciones han recuperado la confianza de los ciudadanos. ¿De dónde tanta bondad? El hecho de que a los grandes jefes paramilitares se los hayan llevado a islas algo alejadas de la atrocidad cometida, no quiere decir ni mucho menos que las bandas del crimen estatal hayan precluido. Se están reorganizando en la dinámica urbana y fortaleciendose en lo rural, es otra cosa. Pero el gobierno sigue sacando pecho con su doctrina y sigue vendiendo la idea de una 'paz' asegurada a punta de extradición y desarme; mientras la realidad en lo cotidiano traduce otras lógicas; menos visibilizadas pero más o en mayor carácter, igual de peligrosas. Y si no, ahí está el Departamento de Córdoba nuevamente presentando reorganización y peso paramilitar.

Al parecer entonces el 2011 promete reproducir tendencias y desequilibrios gubernamentales y sociales. Amanecerá y veremos con qué nueva buena nos recibe el gobierno.

3 comentarios:

Eurelio Jacinto dijo...

Señorita! extrañaba sus letras por este medio virtual! Feliz año! un saludo!
En cuanto al tema planteado, decir algo sería repetir lo mismo. Sobra decir que estoy totalmente de acuerdo, y que todo esto antes de ser decisiones políticas (como el caso del sueldo básico). Son solo estrategias para subir "indicadores de bienestar" que a la final son pura mierda pero mueven multitudes.
Espero leerla más seguido de nuevo! un abrazo!

La_Realidad dijo...

Eurelio, gracias por tu saludo de año y lo hago retroactivo para vos también.
No importa repetir las mismas cosas. Creo que la vocaciòn debe ser hacia el cuestionamiento constante y menos acostumbrado. Debemos creo, estar siempre alertas. Las estrategias y artimañas siempre están ahi a la orden del día. Lo importante es poder llevar el discurso a la operatividad. Un abrazo.

Ashley Smith dijo...

qué bueno, pero que raro que no haya un volvo ya que generalmente obtienen también mención en estos ámbitos!

fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente