7.11.10

Lo execrable del olvido

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS


Hace algunas semanas hablaba sobre el valor de la memoria histórica sine qua non, la capacidad de olvido que existe en nuestra sociedad. Esta semana se celebraron los 25 años de la toma por parte del M-19 del Palacio de Justicia y de la retoma, que hiciera el Ejército y la fuerza pública entonces, y la cual dejo como saldo 55 personas muertas y 11 más que desaparecieron sin hasta el momento conocer las circunstancias por las cuales fueron llevadas a ello.

Y resulta importante e interesante que al menos durante estos días se haya vuelto a hablar del asunto que hace 25 años no se resuelve y que el tema se vislumbre en los medios y la opinión pública conozca los pormenores de la historia de este episodio trágico y que se hagan muchas preguntas - aunque no hayan muchas respuestas - y que al menos la gente así diga - ¡otra vez con ese tema!-, reflexione y piense sobre una historia para algunos desconocida y para otros, no tan cierta...

Pero bueno. No podemos negar el amarillimo de siempre y la moda en la que se condenan hechos y actos de nuestra historia. Fué bueno que el boom mediático al menos hiciera uso de esa situación no resuelta y que aún a fecha del dìa de hoy no arroja contundencia. Pero esa necesidad de real memoria histórica sigue casi que indómita para muchos y muchas que hacemos parte de éste entramado social. Algunos ni siquiera sabían que la estructura física del Palacio no es la misma que la de hace 25 años, que Belisario ordenó la retoma y que Plazas simplemente obedeció... en fin; no sabían sino sólo lo que se ve en los medios: la imagen del palacio quemándose, la tanqueta ingresando, el policía que se cae diez mil veces en la terraza del entonces Palacio... nada diferente a la imagen que muchas veces confunde y otras condena.



Esta semana la noticia será otra. Los medios volcados a las poblaciones que se inundan en diferentes ciudades del país debido a la ola invernal. Y vuelve ahí la imagen amarillista. Preguntándole a la gente con los pies en el barro, con el agua hasta el cuello, y ¿cómo se siente?... sumando a ello, a la despampanante rubia, a la típica modelo, o al reportero insufrible que con esa ansia de Noticia Caliente, desmiembra a pedazos los instantes de sufrimiento por los cuales atraviesan cada una de las personas que entrevista y a las cuales, hace la misma pregunta... ¿dónde estaba usted cuando se inundó su casa?... Yo diría, estaba cagando la miseria de este gobierno que nos tiene jodidos y con el agua al cuello. Esa es la real inundación de nuestro sistema. Gobiernos cobardes y mentirosos. Gobiernos amangualados y perezosos. Gobiernos que son desgobiernos.

En tal caso, volviendo al enunciado inicial; tenemos memoria de pollo. Y sí, porque como los pollos no tienen memoria ahí estamos. Con amnesia total. De las chuzadas ya poco se habla. De Agro Ingreso, ya no. Mientras tanto, de tanta amnesia Uribe recibió un premio en España y en Washington de manera insólita fue citado para aclarar su relación con la Drummond y el apoyo a paramilitares de esta compañía por interseción suya. Pero de ésta última nada o poco se dijo en nuestro país. Mientras se clama justicia en otro país por crímenes cometidos en nuestro Estado, acá la opinión pública no tiene ni la menor idea. Igual o peor pasará con el crimen cometido por militares contra tres niños en Arauca.

Qué perplejismo este y qué cobardía la de enfrentar la verdad. El miedo, el terror y la afrenta a la Realidad, nos ha conducido al olvido y al exterminio de nuestra identidad histórica. ¿Hasta cuándo me pregunto, deberemos esperar por una historia real, construída a manera de memoria y recuperación de los eventos, por dolorosos y costosos que estos puedan ser?, ¿Hasta cuándo escudarnos en el perdón y olvido tan manipulado por intereses fácticos y mediáticos, así como políticos y privados?

Las luces se encienden allí donde hay capacidad para verlas encendidas. De lo contrario, la luz resulta algo molesto para aquellos que con la vista algo nublada permanecen. Y prefieren seguir así. Por el camino de hasta dos o tres rieles. Yo prefiero el camino estrecho. El de la verdad. El video que comparto es una canción para el viaje hacia la afrenta de la Realidad, para el camino... las respuestas, pueden irse dando en medio de ese viaje tan necesario.

4 comentarios:

Eurelio Jacinto dijo...

El colombiano tiene una habilidad interesante (creo que ya lo había dicho en algún lugar de la realidad) ponemos al mismo nivel el home run de Rentería en ligas mayores, con el asesinato y las violaciones en Tame Arauca, con el elíminado de la semana anterior en Protagonistas de Novela. Nos gusta hacer todo al tiempo y así como es ventaja tbn es desventaja como en estos casos. Si vamos a reclamar y a enfrentar un gobierno de mierda como el actual o el de hace muchos años, debemos fijarnos objetivos y planes y no abandonarlos al primer problema o salirnos de ellos sinrazón alguna...

La_Realidad dijo...

De acuerdo. Se necsitan además de sueños e idealidades, manos a la acción y menos blablabla. Yo creo que todos tenemos que ver en las grandes tragedias de nuestra historia. Sea por omisión u acción. Creo más en lo primero que en lo segundo, sin embargo la omisión termina también siendo un tipo de acción que nos condena al olvido, al desconocimiento, a la invisibilización. Yo creo que en las cotidianidades, desde nuestros lugares se puede y debe hacer mucho. Mis palabras son una invitación siempre a ello. A pensarnos como sujetos llenos de capacidades para transformar y menos objetos del gobierno y la sociedad. Un saludo.

Heroedeleyenda dijo...

Completamente de acuerdo con tu entrada, no solo tenemos amnesia, sino que pretendemos vivir con estandartes de revoluciones que nunca vivimos y por ende nunca hemos sentido. Aquí se encuentra lo siniestro, es tan familiar la violencia para nosotros que no percibimos la atrocidad e inhumanidad de ella.
Excelente tu blog.
Un abrazo desde la irrealidad.

Ashley Smith dijo...

Buen post

fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente
fuente