12.8.10

A doscientos años, ¿cual independencia?

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS

A doscientos años de la llamada 'independencia' y que en toda Latioamerica se conmemora como el bicentenario; habría que hacernos varias preguntas, muy a propósito del nuevo proyecto de Nación que nos convoca con la ocupación del Palacio de Nariño por Santos y su desocupe, por parte de Uribe.

¿De cuál independencia hablamos?
Para 2010 la deuda externa de Colombia aumentó vertiginosamente a 53 mil 598 millones de dolares, el nivel más alto de endeudamiento que históricamente ha tenido nuestro país según reporta el Banco de la República, mientras el desempleo aumenta al 12% en el mes de junio y la pobreza supera el 62%.

A doscientos años, ¿el Estado se ha perfeccionado?
- El escrutinio y conteo de votos en las elecciones del pasado 14 de marzo, dejó mal parada a una de las instituciones que minimamente debe garantizar la democracia en Colombia (CNE) .
- 67 congresistas a 2009, vinculados al proceso de Parapolítica.
- Reelecciones y amaños constitucionales en beneficio de candidatos presidenciales.
- Hasta 5000 ascienden los cálculos del número de víctimas de los falsos positivos.

A doscientos años, ¿nos hemos emancipado?
- A 2010 la Fiscalía cuenta con 4200 coordenadas de fosas comunes, de las cuales sólo trescientas han sido exhumadas.
- En el 2002 se crea la Red de Informantes.
- A 2010 son 25 años de impunidad en cuanto al genocidio del movimiento Unión Patriótica.


Como estas hay muchas más preguntas sobre ¿de qué tipo de independencia, conmemoración, libertad, estamos hablando?. A doscientos años y el país sigue llevado. Algunos podrán decir, pero se ha mejorado, el país se ha desarrollado, se han construido carreteras, el sistema de trasnporte ha evolucionado, las telecomunicaciones han avanzado y asi, muchas otras más características que nos harían pensar sobre el desarrollo y el progreso del país.

Sin embargo, se nos olvida que una cuestión es el desarrollo físico en estos doscientos años, y otra es la del desarrollo social. Ambos no riñen, pero nuestros gobiernos han mantenido una tremenda brecha entre estos desarrollos. O si no, el último gobierno lo dejó más que demostrado. Se invirtió más recursos en la consecución de la seguridad democrática, pero el desempleo subio alarmantemente, así como la pobreza y derechos como la salud se pusieron en discusión.

No es posible entonces que sigamos hablando que a doscientos años somos libres y nos hemos independizado. Creo al contrario, nos hemos esclavizado cada vez más y nos han vuelto mucho más dependientes al sistema económico, al consumo y al mercado. A doscientos años aún no somos libres, nuestras colonizaciones aunque no tienen nombres específicos (porque es que estas colonizaciones vienen de tantos países que en definitiva hablar de uno solo resulta escaso) tienen dueños reales. Nos hemos vuelto asistentes mudos a nuestra misma esclavitud. Tanto que se nos olvida todo y hemos perdido la capacidad de recuerdo. Los ideales por los que lucharon las justas independentistas de entonces, están caducos para las justas que hoy en nombre de nacionalismos exacerbados se proclaman.

El tan mentado por estos días Simón Bolívar, dijo algo muy salomónico y que bien en este tiempo sigue funcionando: "Hasta que no hayamos derrotado los males que aquejan la República nunca seremos libres". Es cierto. Hasta que exista la corrupción, el paramilitarismo, el narcotráfico, las chuzadas, la violencia, la guerrilla, el abstencionismo, la extorsión, el secuestro, la barbarie, las prebendas, la burocracia, el reeleccionismo y tantos, tantos otros males; no podremos decir que somos realmente libres.

Por eso, como muchos otros que han puesto en tela de juicio y en duda estos ánimos que se caldean por el Bicentenario, yo me sigo preguntando ¿de cuál libertad estamos hablando?.

No hay comentarios.: