2.4.10

La crisis de gobernabilidad del Valle: de licores, Abadía y otros demonios

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS

Desde hace ya varios meses por parte de diferentes medios y organizaciones, se han venido dando a conocer situaciones y episodios oscuros y poco claros en donde se ha visto envuelta la Gobernación del Valle en cabeza de Juan Carlos Abadía.

El escándalo más reciente ha sido el protagonizado por este mismo y algunos alcaldes del Departamento en donde se invitaba a votar por ciertos candidatos de no muy meritoria historia política y en los cuales pesan antecedentes jurídicos aún no resueltos (candidatos del PIN). De igual forma, se hace ineludible el escándalo que puso en vilo la legitimidad de los comicios electorales en el Valle de acuerdo a que previo a votaciones Abadía llamó a su cuerpo de alcaldes a una reunión en donde nada más y nada menos se encontraba Andrés 'Filipichin' Arias. Sin embargo, ante la denuncia de esta situación como de la anterior aún no existe un pronunciamiento público sobre la Procuraduría.

Estos y otros escándalos (como su mismo posicionamiento), como todos los recursos invertidos en publicidad 'política' pagada que hacen que su gobierno sea uno de los más reconocidos a nivel departamental y nacional, la siempre 'beligerante' campaña a la empresa de Licores del Valle y los dineros incautados en el puerto (lavado de activos); hacen que en el Valle del Cauca predomine un clima de ingobernabilidad*.

Lo que pasa por ejemplo con respecto al problema ambiental que actualmente se viene perpetrando en el Río Dagua, es muestra de ello. El Río Dagua que es uno de los afluentes de agua más ricos del Departamento desde hace meses - al tiempo desde el cual se empezó a dar via libre al proyecto de ampliación de la carretera Cali - Buenaventura -; presenta un problema serio en cuanto a sedimentación y contaminación de su caudal unido a ello, la explotación y búsqueda aurífera de uno de sus yacimientos, encontrados a partir de esta misma ampliación.

Sin embargo, hasta el momento ninguna de las autoridades locales ni departamentales han tomado cartas en el asunto. La CVC como máxima autoridad ambiental, encargada de la preservación de los recursos ambientales del departamento y quien debería haberse pronunciado desde hace mucho ya, no ha dicho nada. Y ese silencio no es gratis.

Pues debe recordarse que Abadía practicamente ha estado detrás del botín político y estratégico de la CVC, pues detrás de los proyectos de supuesto desarrollo y economía regional, se encuentra la deforestación y aniquilación de sistemas y ecosistemas ambientales.

Otro ejemplo de esta misma crisis de gobernabilidad en el Valle se evidencia con la salida del aire que se le quiere dar al Noticiero 90 Minutos, debido a que este no le ha dado el protagonismo que se merece Abadía y cuya licitación pública se dice, está manipulada por personas allegadas a su gabinete.

Ahora bien, a sabiendas de todos estos escándalos y la situación misma en la que se encuentra nuestro puerto de Buenaventura - cuya responsabilidad solo quiere ser dada a las FARC, desviando lo que se esconde realmente detrás de todos estos atentados - ¿por qué Abadía
sigue en el poder?, ¿cómo es posible que una persona que ha sido vinculada a tantos escándalos en menos de dos años pueda seguir siendo gobernante?. Yo pensaría que la crisis de gobernabilidad se debe mucho a nuestra desidia y 'mea culpa'.

¿Dónde están los organismos de control?,¿dónde están los medios de comunicación?... ¿dónde estamos nosotros como ciudadanos que no nos movilizamos y exigimos respeto?... Ojalá no muy lejos...

* Entiéndase por ingobernabilidad en este caso, aquello que no puede o debería gobernar (Juan Carlos Abadía)

1 comentario:

HimenComplaciente dijo...

MMM muy interesantes tus palabras frente a la realidad Vallecaucana.

saludos desde esta renovación.