14.10.09

De la inseguridad Agraria...

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS


Parece ser que Uribe tiene la espalda más grande de este país, pues se ha vuelto recurrente que los escándalos de su gobierno se tramiten "a su espalda" o a sus espaldas más bien, porque al parecer tiene muchas.

Esa resulta ser la respuesta que dio nuestro don presidente frente a que la asignación de subsidios a familias prestantes de la Costa hecha por el dichoso Programa "Agro Ingreso Seguro" del Ministerio de Agricultura (y que asciende a millones y millones de pesos), fué toda una acción 'tramposa' por parte de algunas de estas familias, de la cual él ni sabía, ni conocía ni muchos menos, se dio percatado. ¿Será que así pasa con otros dineros del fisco público que simplemente se pierden y de los cuales ni cuenta se da don presidente? Creo que ese es uno de los interrogantes que nos queda.

Pero bueno, volviendo al tema quiénes empiezan a pagar y purgar sus pecados, y por ende quiénes empiezan a desfilar hacia el despeñadero ético político, son los conejillos de indias Andrés Felipe Arias (creador y abanderado de este programa) y el actual ministro de Agricultura - quién se niega a renunciar de su cargo -, Andrés Fernández. Mientras don presidente se sigue declarando, libre de culpa y con las manos limpias. ¿Por favor, si esta es la clase de gabinete que acompaña al presidente, quién entonces realmente es don presidente? Bueno, esa pregunta la dejo más en el tintero porque respuestas las hay muchas y no me quiero extender.

Lo que sí es importante resaltar en este escándalo que lleva cerca de dos semanas - con ex reina a bordo -, es que cada vez la forma de gobierno y de hacer política en nuestro país, se relaciona estrechamente con extrañas formas de obrar y proceder, tanto éticamente como jurídicamente. Durante este año se han desatado un sinfin - porque creo que aún seguirán destapándose ollas podridas - de escándalos, procesos y noticias, que han salpicado notoriamente el actuar político del actual gobierno: parapolítica, falsos positivos, referendo y reelección amañados, yidispolítica, cuello baute, chuzadas, persecución a la corte suprema, etc.

Sin embargo en cuanto a este caso (que resulta ser bastante incoherente, porque ese supuesto económico y doctrina que ha dado resultado en otros países del mundo y que busca desarrollar el campo a través de la inyección de capitales en aquellos que puedan de alguna manera movilizarlo; no es un modelo que pueda implementarse "input -output" en un modelo económico como el nuestro, que está distante de lograr cambios 'observados' en otros países) es notorio que los dineros que fueron a parar a estas familias, buscaban sobre todo el pago de favores políticos. Algo así me hace recordar sobre lo sucedido en cuanto a la entrega de las tierras en Carimagua (Meta) a empresarios para que las exploten y no a la población desplazada, como habían sido prometidas. Yo diría que vuelve y juega, pues a este gobierno al parecer no le importa la inversión social en cuanto signifique la dignificación de la vida de quiénes tienen sus derechos vulnerados; sino la inversión social entendida como la inversión a la alta sociedad (por algo diría suciedad, Calamaro)

Actualmente la Procuraduría avanza en la investigación al exministro Arias y al ministro, Fernández por estos hecho, sin embargo la opinión pública debe también exigir al gobierno (entiéndase poder ejecutivo) su responsabilidad ante estos hechos. No se puede seguir maltratando al pueblo y mucho menos, tíldando su ignorancia. Señor Presidente, explique.

NOTA A PIE

Como los escándalos no sólo suceden en el panorama nacional sino también en el local; en Cali el escándalo que sacude últimamente la contienda municipal es el del pago de valorización predial para "Remodelar el Cielo" y llevar a cabo las 21 MegaObras que propone el gobierno a la cabeza de Ospina.

La ciudad o la opinión pública, está dividida. Existen quiénes apoyan el 'auge' del 'desarollo' que se impulsaría según la idea, con la 'remodelación' de la Sucursal y hay quiénes están en contra, debido a que la financiación para dichas obras está mal planeada a través del cobro desmedido y desigual del impuesto de valorización (por estratos) El dilema se profundiza más, pues cada una de las partes tiende a incluir ingredientes de tinte político y a enmarañar más el tema agregando crisis de gobernabilidad y mala administración pública.

Sin embargo, sea cual fuere el lado de la contienda ambos son equívocos. El desarrollo de una ciudad no se puede suponer o reducir al tema de la infraestructura. Aunque es un asunto de importante gestión e inversión por parte de los gobiernos y administraciones y que favorece una parte del desarrollo de las urbes, no lo es todo. Es necesario redimensionar lo que se entiende entonces por desarrollo o lo que se busca promover como desarrollo desde la administración, pues la inversión pública también debe orientarse hacia el desarrollo social (y vaya paradoja con lo escrito en cuanto al tema del Agro Ingreso, parece ser una orientación de gobierno); y la crítica no se puede reducir a una oposición cegada por un contrapunteo partidista/político.
Ahora, habría que observar cuál es la oposición y si realmente se hace oposición o contraposición.

Ahora bien, las 21 Mega Obras que se proponen deben ser vigiladas por los ciudadanos. Para que no pase lo mismo como Agro Ingreso y tantas otras experiencias del panorama nacional, en donde se pierde la plata y los elefantes blancos son monumentos al desfalco y a la falta de exigibilidad pública.

Amanecerá y veremos. Tal cual.

No hay comentarios.: