26.2.09

DE CHUZADOS Y CHUZA - DAS

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS

Nuevo escándalo, viejo paradigma. La interceptación de líneas telefónicas y de comunicaciones de prestigiosos políticos (de izquierda y de diestra) han destapado todo un escándalo y bochornoso acto de ultraje a la libertad. Pero ¿de qué libertad hablamos cuando existe un aparato de inteligencia y contrainteligencia, que vigila y contravigilalo que hablan y hacen los ciudadanos?

La actual democracia a la que asistimos - con ésta serie de escándalos -, nos lleva
metafóricamente a hablar de Autoritarismo. Se cree que el DAS es un aparato que actúa per sé. Semejante relativismo es una broma. El pronunciamiento de don Presidente no puede ser más explícito.


Una vez escuché a un personaje, que en una conferencia expresaba que el paramilitarismo tenía sus fichas en todas y cada una de las Instituciones del Estado. Tiempo después de haber oido esas palabras, se destapó la relación entre el ex director del DAS y paramilitares. Ahora bien, el río vuelve y suena con las interceptaciones y el 'redescubrimiento' de la erosionada institucionalidad al interior /exterior del DAS.

Y don Presidente, ¿qué ha dicho al respecto? Al igual que en el caso Noguera, se separa al funcionario de su cargo, éste va preso, y todo sigue muy bien. Ok. El problema del DAS entonces es el problema de las personas que trabajan allí - como un problema de viejas bochincheras, como se dice vulgarmente -. Santos muy enérgicamente dice que hay que darle 'cristiana sepultura' a esta institución y fundar otra. Y mientras tanto, Uribe guardaba silencio. ¿Será acaso que el máximo comandante de las fuerzas militares se ha quedado sin palabras o tiene tanta información que está recitando una a una sus 'verdades' para no contradecirse? Es de entenderse que como el año pasado, aparezca don presidente diciendo que el todo esto es una trampa para enlodar al gobierno; agregando a ello que detrás de todo esto están 'los intelectuales' de la izquierda, que para esta vez afirma son una 'banda de mafiosos' que quieren desestabilizar al gobierno.

Las instituciones no viven por sí solas. De tal modo que las interceptaciones y la inteligencia de este país, debe tener un doliente. Ese cuento tan parafraseado de que nadie sabía nada sino sólo los funcionarios del DAS que le vendían la información a los paras y a la guerrilla es sólo eso, un cuento.

Y entonces, ¿cómo es posible hablar de institucionalidad política, cuando las mismas instituciones resulta que funcionan como sistemas aislados de la gran maquinaria del gobierno?

Todo este halo de las interceptaciones me ha hecho recordar como bien ya lo dije, el tiempo del autoritarismo...

No hay comentarios.: