30.5.07

I CAN'T GET NO, SATISFACTION!!

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS


El mundo en el que vivimos es un mundo de insatisfacciones, en donde nada nos contenta y todo no es suficiente. Resulta ser una tortura tanto tener como no tener, porque aquellos que tienen no se satisfacen con lo 'habido', y los que no tienen siempre ansían eso que les ha resultado esquivo.
De esta desigual relación resulta la sociedad en la que nos encontramos, inmersa entre la constante oscilación de los insatisfechos. De hecho el mercado y el consumo dan fe de ello. Cada vez el hombre va en busqueda de 'sistemas' que hagan más fácil el modo de vivir. Ya no basta con pelar una papa con el cuchillo, se necesita de otro 'equipamiento' para hacerlo y eso expresa que la visión humana se ha direccionado hacia el 'facilismo' o la 'practicidad' de las cosas. Esto mismo sucede en las relaciones humanas. Igual como sucedió con la entrada del capitalismo al sistema económico, que se tradujo en una 'mercantilizaciòn' de las relaciones sociales y en una 'transacción' cotidiana de bienes y servicios en donde las relaciones entre seres humanos se han venido transformando en relaciones de intercambio. Y en ese intercambio es lo que se ha denominado el 'haber'. Como lo indican las operaciones simples de contabilidad en el 'haber' se encuentran todos aquellos activos y pasivos que se poseen. En este caso, el 'capital' - social y material - con el que cuenta una persona.
Pero debido a que cada vez los intercambios se hacen más exigentes - precios, consumo, transacciones, impuestos, intereses - el 'haber' resulta insuficiente, y es allí en donde aparece la insatisfacción.
Si tomamos el caso de un 'haber' que no cuenta ni con activos ni pasivos, ese 'haber' entonces se va transformando en 'no haber' y la insatisfacción por ello es permanente pues el mercado, el consumo y las relaciones de transacciones piden eso, flujo de transacciones y relaciones de capital. Y entonces en este caso la insatisfacción es inclemente.
Como hemos visto existen entonces diferencias en la isatisfacción, sin embargo la situación originaria es la misma: para el mundo actual nada es suficiente y como la devaluación es constante, pues las cosas pierden su valor en un mundo en el que el consumo cada vez está pidiendo más y más; las relaciones y la vida misma han perdido sentido, significado y valor.
Y luego entonces nos preguntamos ¿de qué depende la violencia?....

4 comentarios:

Eduardo dijo...

no entendi la pregunta final, (de que depende la violencia) que tiene que ver con el resto.

pero bueno nuestra cabeza se llena de necesidades creadas muchas veces por los medios, que promocionan un estilo de vida consumista y esas necesidades al verse insatifechas provocan en muchos casos infelicidad

la_realidad.com dijo...

Edu: la violencia se relaciona con la insatisfacción, pues el sentirnos descontentos y 'desiguales' ante otros, pensando siempre en superar o tener lo del 'otro' abre una brecha sobre todo de exclusiones que en últimas desencadena un tipo de violencia que se entiende como odio, rencor y rechazo... Y claro este tema tiene que ver con el aparataje televisivo en donde todos caemos la mayoría de las veces

Gerardo dijo...

mira te digo algo si asi nos impartieran las clases de economia o auditoria,o conta en la u yo amaria ir, pero nos dan unos viejos que nos dan teoria desde el tiempo de tata lapo, (te digo es que estoy apunto de cerrar la carrera de auditoria)

la_realidad.com dijo...

Gerardo: ¿? No entendí la idea,,, pero a mi si no me gusta ese tipo de clases...