16.4.07

IN-MOVILIZACIÓN

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS

La ciudad de Cali en pasados días fué sacudida por el estadillo de una bomba en el edificio central de la policía metropolitana. Por tal motivo se realizó una marcha de protesta con alcalde y gobernador a bordo, para decirle 'no' al terrorrismo. Sin embargo, ante las repetidas 'sacudidas' a causa de otro tipo de actos que también podrían contemplarse como 'terrorristas' que bien lo son, el constante robo de dineros públicos a manos de funcionarios públicos, el mal manejo por parte del señor alcalde que tiene sumida a esta ciudad en lo que yo llamaría 'la desproporción de la desgobernabilidad', el aumento de asentamientos subnormales, el aumento del desempleo y la pobreza, la falta de espacios públicos reales, la ausencia de planeación estratégica por parte de quiénes son responsables de las obras del MIO, a causa de esto y de la falta de inversión vías en mal estado, la falta de un plan de mejoramiento ambiental que contribuya a la recuperación de la ciudad como 'ciudad verde'; además de otras tantas problemáticas nacionales que por ser nacionales no dejan de ser tan nuestras, como lo son: la muerte de niños por factores de desnutrición asociadas al robo de dineros y recursos de inversión pública en el Chocó, la vergonzosa verdad del paramilitarismo asociada al gobierno y sus politicos, el TLC como estrategia económica poco viable para pequeños empresarios, la Ley de Justicia y Paz, la creación de nuevos bloques de limpieza paramilitar, entre tantas otras que ameritan un movimiento no tan sólo de pies, sino de ideas y de voces en el cual, se pueda repudiar y expresar que la ciudadanía esta harta de un gobierno que se dedica más a la promoción del armamentismo y la guerra y poco o nada, a la resolución de problemáticas incrustadas a la historia del país y que no sólo tienen que ver con la insurgencia, sino además con el desaprovechamiento de los recursos nacionales y el endeudamiento constante en el cual se vende el poco país que aún nos queda.

Resulta verdaderamente alarmante que todo un país y una ciudad, no se movilice por todo esto. La costumbre nos ha acostumbrado a ver pasar la historia frente a nuestra impávida mirada. Luego ella se vuelve contra nosotros y nos seguimos preguntando por qué. Faltan más miradas retrospectivas. Y hace mucho más falta análisis para saber que ese evento en el cual murió una persona civil como nosotros, pudo ser un gran detonante para desviar nuestros ojos de lo que realmente nos debe importar; que no es tan solo un edificio o lo que este por su 'significado' institucional pueda significar. Falta. Pero ojalá alguna vez en esta realidad podamos despertar...

2 comentarios:

Patton dijo...

Resignados o impotentes ... o esa forma de protesta perdió su validez, por desgaste.

Pero si, tanta indiferencia asusta.

la_realidad.com dijo...

Bueno lo de las marchas digamos que no es que sea invàlida o haya que entenderla de esa manera, sino que han sido manejadas, desde cualquier lugar... y pues tanta indiferencia yo màs bien creo es resultado de nuestro temor, o còmo tu lo dices, del susto...