18.1.06

JUSTICIA Y PAZ, EL JUEGO DE LAS PALABRAS

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS

Indiscutiblemente la utilización y el significado que pueden asumir las palabras para unos y otros es muy extenso. Por lo tanto, como lo afirme anteriormente en cuanto al significado del amor, la libertad y dios, añado que justicia y paz, se suman a la lista de cuestiones y conceptos amorfos, arreglados y amañados a conveniencia de unos y detrimento de otros.
La nueva ley de Justicia y Paz así lo ratifica. En su significado más general, uno pensaría que esta Ley lo que hace es eso, a través de la justicia en procesos de violación y dejámenes a los Derechos Humanos generar espacios de paz y reconciliación entre las diferentes partes afectadas. Pero en su concepción aún más práctica y ambigua lo que esta ley ratifica es la impunidad y el olvido, ante el supuesto 'perdon' y sentencia de justicia, que se supone a través de la confesión, la detención de los autores materiales de los hechos y su acogida a los programas de rebaja penal en cuanto a su declaración y 'colaboración' con los procesos judiciales. Sin embargo es impensable, como a través por ejemplo de la muerte, de la desaparición, de la ejecución y de los actos de barbarie, que algunos de éstos asesinos generan, puedan recibir condenas de hasta cinco años, por el sólo hecho de acogerse a sentencia anticipada a través de la ley de Justicia y Paz.
Dudo mucho que algunas de estas familias, puedan lograr un restablecimiento emocional por el sólo hecho de ver al asesino de sus familiares detrás de las rejas por cinco años, cuando esta condena es casi similar al simple hecho del hurto o de algunas otras condenas, que si bien no son justificables, no se comparan con el hecho del asesinato meditado y perpetrado hasta frente de las mismas familias.
Dramáticamente entonces matar en éste país, casi que a través de la legalidad se convierte en una más de las formas de relacionarse con el otro. Y así la reparación no tiene ningún sentido.
Esto no siginifica que haya que entonces aplicar la pena de muerte o algún mecanísmo similar con quiénes perpetran las masacres, las desapariciones o las ejecuciones (que en muchos de los casos resultan ser parte del Estado o del paraestado), sino más bien crear políticas judiciales que granticen de alguna anera la retribución en algún sentido de la justicia a las familias afectadas en los hechos, y que de igual manera políticamente, generen una respuesta ante los modus operandi de éstos actores o grupos.
Por ello la justicia y paz, se convierte en un juego de palabras en donde ni se hace jusitica ni paz para unos, mientras para otros se crean a través de sus 'abusos' injusticias y politicas de impunidad que ni conllevan a la justicia ni generan paz. Es por ello que para muchos de los asesinos de este país la justicia también como la paz, significa igualmente un NEGOCIO. Por ello ni jusitica ni paz mientras exista impunidad, no se puede ser tan incoherente por favor, ¿será que nos esperan cuatro años más de incoherencia?

2 comentarios:

NITOXXX dijo...

cuales pueden ser entonces las opciones para motivar a estos salvajes para que dejen las armas y se reincorporen a la vida civil?

la_realidad.com dijo...

No lo se nitoxxx, yo tampoco aún lo sé, si lo supiera me hubiera lanzado a la presidencia,,, jajaja!