9.1.06

IMAGINARIOS DE MIEDO

LA_REALIDAD.COM - DESDE ALGUN LUGAR DE LA REALIDAD INFORMANDO AL NUEVO PAIS
Amor, Libertad y Dios constituyen hipótesis con las cuales intentamos vestir la realidad, y a través de las cuales intentamos aferrarnos cada vez que la realidad sobrepasa nuestros miedos y seguridades. Las configuramos en nuestros imaginarios para poder dar respuesta a nuestras necesidades y las convertimos en discursos que utilizamos para sustentar nuestros intereses, precisar emociones, disfrazar ejercicios de poder y autoridad, explicando en su nombre acciones y expresiones de todo tipo.
Amor, Libertad y Dios son cualidades hipotéticas, imprecisas e imperfectas. Cada una de ellas contiene la capacidad metafórica de ser volátil, abstracta y amorfa. Cada una de estas cualidades puede tener un significado diferente de acuerdo a un contexto, a una situación, a una posición o a un sujeto. Es decir se encuentran condicionadas a una voz, a una idea o a un momento. El amor, esa ilusión (como lo es la libertad y dios) resulta para un individuo una materia inaprehensible, de lo que puede resultar para otro. Cada cual colorea estas afirmaciones de acuerdo a lo que puede deambular en su universo de intereses y sentimientos. Libertad puede expresarse como la máxima afirmación humana, y para algunos puede convertirse al mismo tiempo (en otro espacio del universo) en una de las máximas afirmaciones inventadas. Dios para algunos puede significar la verdad absoluta, y para otros (en el mismo contexto) puede significar el sofisma con mayor relevancia en la historia de la humanidad.
Entonces, ¿quién puede decir que amor, libertad y dios existan realmente? ¿Cuál es el verdadero significado de cada uno de ellos, cuando existen tantas realidades, cuando el mundo cambia, y como cambia, cambian nuestras percepciones y experiencias en él? ¿Podremos hablar un mismo idioma en relación a estas inmaterialidades, que cada vez precisan inconformismos, diferencias e imposibilidades? La respuesta parece tenerla la física cuántica... el mundo cambia y las partículas en el universo se mueven a una velocidad ignota, que es imposible de aprehensar. Las relaciones entre átomos de energía cada vez se hacen más imprecisas y las moléculas que se relacionan unas con otras parecen no conformar espacios de encuentro. Por ello todo se relativiza. La otra respuesta está por el lado del capitalismo marxista, en donde el individualismo se impone como una premisa del consumo y en su mismo afán el hombre ha inventado elucubraciones (como amor, dios y libertad) que llenen los vacíos y las carencias que el dinero no puede otorgar. Por otro lado la teoría del riesgo afirma, las inseguridades y los miedos que expresa el ser humano actualmente en un mundo 'despiadado' e 'incesante' en donde lo 'humano' ya no satisface las condiciones de vida, han hecho que éstos principios se conviertan en el alimento cotidiano de la esperanza y el bienestar.
Verdades o paradigmas. Amanecerá y creeremos.

5 comentarios:

axioma dijo...

Realidad o invento el amor es una necesidad creada por el hombre para no sentirse en el vacío que es la ausencia de la materia.

Reflexión que se ve afectada por el dolor de crecer.

la_realidad.com dijo...

axioma, sniff

Jerry dijo...

Hola.

Pues si… el hombre ha gustado de ser engañado: arroja las metáforas al aire de cualquier manera, pues su romanticismo con lo intuitivo se acopla con sus más grandes esperanzas.

El hombre también busca encontrar las respuestas en lo exterior. Se olvido que debe que empezar con sí mismo para un cambio (¿hay que empezar con uno mismo para un cambio?). Se buscan entidades políticas, económicas, espirituales. Pero al final llega, o no, aquel momento cuando está solo: cuando hay duda de lo que ha hecho. Y al final las cosas no cambian.

Pero tristemente para el humano la verdad es inalcanzable: el lenguaje (siendo nuestro principal recurso de comunicación) ciertamente no contiene la mínima capacidad de dar a entender una verdad: este no deja metáforas que dan luz a al símbolo que ya cada individuo le ha dado significado subjetivo.
Así que no dejamos de ser consciencia ligada a un cuerpo humano.; materia flotando en entre un inmenso universo.
¿Qué sabe el hombre de la verdad?

…Inalcanzable.

No obstante, cada uno de nosotros creamos nuestros propios placeres, nuestros propios dioses, nuestros propios fines; cosas que nos dan aquella necesitada voluntad para darle algún significativo sentido a una existencia.

El amor, en mi caso, es mi única verdad. Aunque sé que no deja de ser subjetivo e intuitivo….


Gracias por la visita a mi bitácora. Y gracias por el enlace a ella. Un gusto en conocer otro ser en cuestionamiento, y en reflexión. Me ha gustado tu lugar... Volveré…

Alvaro Rolando dijo...

Hola, hace un rato pasaste por mi blog, ví tus comentarios, dije que pasaría por acá, hace rato dejaste tus comentarios y hasta hoy he podido pasar a visitarte. Leí todos tus escritos, no suelo hacerlo, pero tu blog que engancho... tienes un estilo entre profundo y reflexivo que me encantó. Tengo muchos comentarios en torno a tus textos, muchos la verdad, has tocado temas que como psicólogo y filósofo busco y recorro en mis libros y pensamientos. Pues nada, sólo quería animarte a seguir escribiendo, yo por mi parte prometo seguirte leyendo, y pues ojala algún día tus temas y mis temas sean para una tertulia.

Saludos

Anónimo dijo...

¡Qué interesantes reflexiones! Es muy bella tu página y tus gustos de diseño son exquisitos.

La realidad para mí efectivamente es el imaginario que hemos construido con los otros y que creemos que es el nuestro, pero detrás de las puertas sabemos que no hay un afiche de nuestra tendencia en la pared y si lo hay, no hay un pensamiento bien colgado con respecto a lo que llamamos nuestra creencia.
Ser real se convierte en aprender con las manos, con los dientes, con las uñas y con todo el cuerpo. Las palabras arrojadas al monitor o dibujadas sobre el papel nos llevan a construir otras realidades, pero cuando nos acarician, cuando nos besan, cuando sentimos los abrazos nos damos cuenta que pasamos a otra dimensión, dejamos de ser fantasmas y nos convertimos en carne y flor de los futuros recuerdos y de las viejas experiencias. ¡Ahí sentimos que somos reales!

¡Felicitaciones por tus hermosas voces!

Gladys